Por: JV. Pluma ciudadana.

Un arrabal es el nombre que se le da a los lugares de zona roja, lugares donde se encuentran varios vicios de nuestra sociedad tales como el alcoholismo y  la prostitución, el juego clandestino de azar y los lugares para realizar tratos ilícitos.

En tono jocoso podría decirse que son lugares de vicio y perdición. Y en tono serio, se pudiera referir a ellos como áreas donde se pactan todo tipo de actos y actividades ilícitas.

En esta ocasión no podríamos referirnos a un arrabal como tuvo en su pensamiento romántico Agustín Lara en sus canciones (arráncame la vida y otras) o como Gardel trágicamente esbozaba en su canto tanguero (y todo a media luz, crepúsculo interior…) es algo más trágico:

 Tan trágico como una ciudad se ve tratada como prostituta por su alcalde en turno… y si… si me estoy refiriendo a la manera en que el presidente Municipal de San Miguel de Allende, trata a nuestra ciudad, metafóricamente se podría decir que la trata como una prostituta o por lo menos en su pensamiento tiene la idea de que nuestra ciudad es una prostituta, y que él, claro, es un padrote, (que es la persona que se beneficia de las actividades de la prostituta).

Es común recordar que en espacios públicos y radiofónico, ha utilizado la frase de cantina “a trabajar que la casa pierde¡¡¡¡”  cuando se refiere a seguir ejerciendo su función publica y representativa popular; o también la frase  despectiva “cuando hables de mi pueblo báñate¡¡¡¡”  al dirigirse a quien trata de dar un panorama distinto del suyo acerca de nuestra comunidad; además de su continuo “ssssiii¡¡¡¡”  en sus discursos públicos por las tardes, conjuntamente de las acostumbradas sesiones en el ayuntamiento con copas de licor de mas (o vacías para que se las llene otra vez la sindico municipal).

No solo su conducta personal denota que en su ideario deambula ordinariamente en un arrabal, también es evidente sus acciones de obra publica que van dirigidas a embellecer el entorno céntrico urbano de la ciudad para venderlo al mejor postor, para ofertarlo cual dama de noche perfectamente aliñada y perfumada para dar la idea de angelical demonio y deja entrever en la publicidad de bares y cantinas con total permiso de autoridad, que en esta ciudad el que tenga dinero puede divertirse y el que no… solo servirá como mesero, limpiador, sirviente o  hasta lacayo de hotel esperanzado a las propinas de los borrachos adinerados.

Ese es el San Miguel de Allende, al que el presidente municipal le promete amor continuo, (para seguir regenteándola y quitarle su dinero) y que además le quita lo que afea al cliente o que le molesta… como las calles empedradas y empinadas (históricas por la naturaleza de un pueblo que se hizo como muchas de las ciudades mexicanas, para moverse en carretas)  que deben convertirlas en escalones y áreas exclusivas para el cliente.

La pinta con el pretexto de que es para su bienestar y por el otro lado, intenta que se debilite para arrebatarla de su familia o dueño. (Gentrificación) y una vez que no tiene quien la ampare, le da crédito al cliente para que se haga de ella por un rato.

Corrompe al que trata de defender el honor de la ciudad, con amenazas veladas o con cierre de actividades y una vez que hace que se desgasten monetariamente toma el lugar para dejárselo a otro cliente con más dinero…Y así sucesivamente.

Permite y genera shows (callejoneada sin sentido más que para el cliente) renta  sillas y mesas de mejor la vista al escenario (calles y espacios) y tuvo la ocurrencia de hacer una oferta clandestina de decir que la reina de la noche no se iba a presentar al show (veda a los permisos de fraccionamientos de construcción) y después de sentir que los clientes estaban demasiado ansiosos de comprar los favores de la dama (ciudad ) y que desembolsarían lo que fuera para conseguir un pedazo de amor fingido (territorios) y que se la acercaron tras bambalinas para pagar una propina por ya dejar ver a la estrella nocturna o damisela, de pronto y sin aviso alguno para sorprender a todos… levanto el telón y dejo disfrutar a los morbosos la sinuosa silueta engalanada y al mismo tiempo desnuda. (Permiso para fraccionar).

Hubiera sido suficiente con ver el show de striptease, pero no…no… los clientes del lugar nocturno quieren mas (la mesa que más aplauda…) ahora quieren tocar a la dama, quieren olerla, absorberla… ( agua, calles exclusivas, áreas privada). Solo para ellos que tienen el poder de comprar los favores clandestinos… jaloneándola, arrebatándola, acariciándola lasciva e ilegítimamente.

Es noche de juerga sigue, y pretende convertirse a la ciudad en una zona roja, donde a cualquier hora, y no solo en la noche pueden obtenerse favores frívolos y pecaminosos, y no solo en la noche se pueden pactar acuerdos ilegales de piratas y filibusteros que convienen el turno de disfrutar a su modo a esa dama la noche en que el alcalde ha convertido en su pensamiento a nuestra ciudad. Cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia y surge de una imaginación febril y traicionera.

Total Page Visits: 161 - Today Page Visits: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *