Abelardo López. (2019). Análisis de Políticas Públicas SMA.

El término Gentrificación (proveniente del inglés gentry, «alta burguesía») se refiere al proceso de transformación de un espacio urbano deteriorado —o en declive— a partir de la reconstrucción —o rehabilitación edificatoria con mayores alturas que las preexistentes— que provoca un aumento de los alquileres o del coste habitacional en estos espacios. Esto provoca que los residentes tradicionales abandonen el barrio —y que se sitúen en espacios más periféricos—, lo que produce que este «nuevo» espacio termine por ser ocupado por clases sociales con mayor capacidad económica que les permita afrontar estos nuevos costes. Este proceso tiene especial relevancia en los últimos años en los países capitalistas y principalmente en ciudades con importante potencial turístico y relevancia económica. (es.wikipedia.org)

Parece que fue ayer y no varios meses atrás, cuando en una amena conferencia escuche a un experto -Antropólogo- tocar el tema de la Gentrificación en San Miguel de Allende. Había visto notas y leído sobre este fenómeno pero no tenía plena conciencia de su presencia e impacto en nuestra incomparable ciudad.

Las cifras, los datos, las comparaciones con otras ciudades de vocación turística no dejaban lugar a dudas, estábamos inmersos en el fenómeno señalado. Un efecto de malas Políticas Públicas de los últimos años, pésimas decisiones de promoción turística (donde se privilegia al Turista sobre la población local) y una visión de futuro (AGENDAS 2015, 2020, 2025, 2030 y ahora 2040) donde NO se incluye la participación de la ciudadanía para decidir su destino de cara a ese futuro y opinar sobre los temas que le atañen de forma directa; ¿Más turismo? ¿Más desarrollos inmobiliarios? ¿Servicios Públicos concesionados? ¿Cambios de uso de suelo indiscriminados? ¿Reducción de Zonas Protegidas? ¿Deterioro de la Imagen Urbana? ¿Aeropuerto en Zona Escolar? Y otros tantos temas más que impactan la vida de quienes aquí vivimos, aquí crecimos y aquí queremos descansar al final de nuestros días.

Después de asistir a ese evento, me di a la tarea de documentarme más sobre dicho tema, la Gentrificación. Revise casos como el de Venecia, Madrid, Barcelona, Roma, Lisboa y, la lista parece se comienza hacer interminable. Un fenómeno que Cambia y Transforma la vida cotidiana de los barrios, calles, colonias y ciudades enteras. Un fenómeno que quita la Paz y la Tranquilidad de los vecinos. Un fenómeno que confronta a los ciudadanos de estos lugares; los que apuestan por el cambio y los que quieren conservar la esencia de su forma de vida.

¿Cuántos barrios y calles de nuestro San Miguel se han Gentrificado? No quiero hacerle al pesimista, pero una típica calle como la de Chiquitos, de sus 20 propietarios originales locales, hoy en días solo quedan dos (2). Los nuevos propietarios son extranjeros o nacionales de otras ciudades.  Y las propiedades son de descanso, visita o de renta, no tienen el uso habitacional que crea arraigo y pertenencia. Otro ejemplo es Aldama o Recreo, con las mismas consideraciones y así podemos nombrar muchas más, Hernández Macías o Pila Seca. Barrios completos como San Juan de Dios, El Chorro, Guadiana y otros tienen la misma afectación.

De la Zona Centro ni hablar, la Gentrificación tomo posesión hace mucho tiempo y sigue en todo se apogeo, imparable.

¿Por qué escribo hoy sobre este tema? Un resultado de la Gentrificación es el efecto Pueblo Fantasma, donde las calles y barrios Gentrificados dejan de ser utilizados por los ciudadanos para su traslado, haciendo inseguros y peligrosos estos lugares en horarios que aparentemente no deberían ser considerados inseguros. No hay convivencia entre vecinos ya que rara vez se conocen o tienen trato; mucho menos existe identidad de pertenencia y por lo tanto estos espacios se dejan a la “buena de Dios” o decisiones a contentillo de las Autoridades (te cambian tu piedra bola por adoquín o concreto, amplían banquetas pero te dejan postes a la mitad y así hasta el infinito).

Todo parece apuntar a que la Gentrificación nos está envolviendo y engullendo como un monstruo imparable. Uno que acaba con la vida tranquila, relajada, con toque de provincia, con el buen vivir entre vecinos, con una relativa seguridad de nuestra persona y nuestros bienes. Si, relativa, porque ahora te asaltan a plena luz del día y casi en cualquier lugar. La frase “el bien común o espacio público” se está perdiendo.

Pero, ¿qué crees?, te tengo malas noticias. Nos encaminamos a velocidad vertiginosa a un nuevo fenómeno, uno más grave y peligroso, la Turistificación.

Si te parecía truculenta la historia de la Gentrificación de San Miguel, esto es algo mucho más delicado y complejo. Este, crea una mayor polarización entre los habitantes, entre los ciudadanos y los turistas. Entre las Autoridades y sus gobernados. Entre empresarios del ramo Turístico y la población local.

El cruce de intereses que hay entre propietarios de viviendas vacacionales, operadores turísticos y plataformas digitales ha generado palabras como Turistificación o Gentrificación. Este sustantivo y el verbo turistificar, que también se emplea habitualmente, se refieren al impacto que tiene para el residente de un barrio o ciudad el hecho de que los servicios, instalaciones y comercios pasen a orientarse y concebirse pensando más en el turista que en el ciudadano que vive en ellos permanentemente. (www.abc.es)

Espero que del texto anterior te quede claro que es la Turistificación. Si lo entendiste te darás cuenta porque digo que es más complejo y peligroso.

¿Privatizar el espacio Público para que los turistas tengan donde estacionarse es una línea de la Turistificación? ¿Privatizar el servicio público de Recolección de Basura es Turistificación? ¿La necedad de un Aeropuerto en la mayor Zona ESCOLAR es Turistificación? ¿Premios, Galardones, Medallas y Nombramientos como Ciudad Número Uno del Mundo “mundial” es una forma de Turistificación? ¿La venta de casi todo San Miguel por medio de los imparables Desarrollos Inmobiliarios es Turistificación? Te tengo más malas noticias, Sí, todo esto es Turistificación.

Te sigo insistiendo, esto es algo más complejo. Al confrontar los intereses particulares sobre todo los económicos, se pierde de vista el “bien común”, ese bien que es de todos, que todos debemos procurar como parte de nuestro diario vivir y que con buenas conductas debemos de inculcar en nuestros hijos, hermanos, nietos y amigos. Respeto a un jardín o espacio público, respeto a una pila de agua pública, respeto a no dejar la basura en la esquina, respeto al desarrollo de un evento Tradicional, respeto a las señales de Tránsito, respeto al paso de una Ambulancia y todo ese tipo de situaciones. El “bien común” también son reglas que facilitan y armonizan nuestra relación, la forma en que interactuamos.

La regla le dice al ciudadano Sanmiguelense que no tome alcohol en la vía pública, pero se lo permites y festejas al Turista. La regla dice no escandalizar en la vía pública, pero se lo toleras al Turista. La regla dice que no te estaciones en lugar prohibido, pero le das una infracción de cortesía el Turista (sin pago alguno) y al político amigo se lo permites. Y, al permitir todas estas conductas al Turista, se genera la polarización entre el Turismos y la población Local.

Hay otras formas de Turistificación que son menos visibles pero igual de dañinas; los prestadores de servicios como restaurantes, bares, antros, etc. NO pagan lo justo a sus empleados y le dejan al Turista la carga de la “propina”, esa que luego el mesero tiene que exigir para compensar su sueldo y que genera malestar cuando no es acorde con el servicio o la atención que se le da al turismo.

La Turistificación se potencializa en una ciudad como San Miguel por la enorme desigualdad social y económica que prevalece. A pesar de que las últimas Administraciones Municipales han manejado presupuestos millonarios los índices de pobreza y marginación prácticamente no se han movido y otros indicadores como el consumo de alcohol, drogadicción, abandono de escuela, suicidio, etc. se han incrementado. El resultado peligroso que puede desencadenar la Turistificación es la FOBIA (turismofobia). Un odio y rencor no necesariamente al Turista, sino al modelo que nos quieren imponer y que los beneficia con reglas, conductas, bienes y servicios que a la población local si se le aplican, se le sancionan, se le impiden o se le niegan. Esto es lo delicado y recalco, lo peligroso de estar encaminados a la Turistificación como es nuestro caso.

Cargas Turísticas. El concepto de capacidad de carga trabaja sobre la medición del número máximo de personas que puede albergar un espacio en concreto sin verse afectado negativamente. El impacto al que hacemos referencia no sólo tiene connotaciones ambientales, sino también sociales, debido a que a partir de la medición de la capacidad de carga fomentamos la convivencia entre turismo y población local. Además, el impacto en la economía local viene determinado por la eficiente inversión monetaria, al trabajar sobre un modelo sostenible en el tiempo y en la forma.En este sentido, es clara la relación del análisis de la capacidad de carga con el cumplimiento de los tres pilares de la sostenibilidad (económica, social y ambiental). Asimismo, a través de su aplicación disminuyen los efectos negativos del turismo, que han dado lugar a la aparición del concepto de “turismofobia”. (www.visionesdelturismo.es)

En efecto, tenemos que tocar el tema de las Cargas Turísticas, el estudio que desde nuestra perspectiva debería estar regulando las decisiones en políticas públicas y privadas sobre el Turismo en nuestra ciudad desde varios años atrás (por lo menos cinco o seis). Pero que apenas recientemente se mandó elaborar para esta bendita ciudad y del cual ya se tiene un documento (casi en secreto).

Este estudio con su correcta interpretación y manejo, nos habría permitido alejarnos del fantasma de la Gentrificación y de la Turistificación. Nuestros gobernantes habrían tenido elementos para tomar mejores decisiones en el pasado y planear mejores estrategias hacia el presente y el futuro, poniendo en el centro de los beneficios primero a la población local y no al Turismo (como está sucediendo ahora). Entonces, ¿qué hacer? Aunque hemos dicho que es un tema complejo porque existen demasiados actores, demasiados intereses económicos, demasiados intereses políticos y un notorio desgaste social (la sociedad ya no cree en su gobierno), tenemos aún una alternativa, el Turismo Sostenible.

“El turismo sostenible es aquel que tiene plenamente en cuenta las repercusiones actuales y futuras, económicas, sociales y medioambientales para satisfacer las necesidades de los visitantes, de la industria, del entorno y de las comunidades anfitrionas”. (Según la OMT)

“El desarrollo del turismo sostenible, debe ser ecológicamente sostenible a largo plazo, económicamente viable, así como éticamente y socialmente equitativo”. (UNESCO 2009)

“Pasear sin destruir, visitar sin dejar una huella negativa, conocer sin ensuciar, descubrir sin destrozar, consumir sin contaminar, ofrecer servicios que respeten el medio ambiente, todo eso y más es parte del turismo sostenible.” (www.ecoticias.com)

Del Turismo Sostenible, hablemos de la Huella Turística, … continuara

Total Page Visits: 466 - Today Page Visits: 1
9 comentarios en «San Miguel de Allende avanza… de la Gentrificación a la Turistificación y más allá.»
  1. Este recalcitrante tema lo he venido subrayando a través de mis comentarios personales en la comunidad civil en la que ahora participo. Ya hace tiempo que como Jefe de Turismo del municipio pronostique el cambio. Tenemos una tendencia al estilo de Palestina pero con mayor velocidad. Efectivamente está o se está desplazando a la población original a los alrededores lejanos de San Miguel de Allende. No tardará la historia en colocarnos murallas para controlar nuestros recursos básicos como agua y alimentación. Subrayo, quienes no conocen la historia están condenados a repetirla.
    Roberto Díaz del Campo

  2. Efectivamente todo lo escrito es una realidad para la población de dan Miguel de Allende….estamos arrinconados para dejar que el turismo disfrute de nuestra comunidad….nos quedaremos son agua por tanto nuevo fraccionamiento…el tráfico es ya la un caos.

  3. Efectivamente todo lo escrito es una realidad para la población de dan Miguel de Allende….estamos arrinconados para dejar que el turismo disfrute de nuestra comunidad….nos quedaremos sin agua por tanto nuevo fraccionamiento…el tráfico es ya un caos…felicidades por este real artículo.

  4. Magnífico artículo, felicidades.
    Escribo una novela sobre San Miguel y toco algunos aspectos de los que señalas.
    Me daría mucho gusto que platicáramos pronto. Estoy a tus órdenes

  5. Es triste como todo lo redactado es una novela de terror q está acabado con todo lo a era San Miguel , un pueblo cosmopolita donde se albergaban personas cultas q además buscaban el contribuir a la economía y el bienestar del pueblo siendo partícipes del mismo y sus tradiciones , necesitamos organizar un buen cambio y dirección para que esto se enderece y regresemos un poco a la esencia de lo q éramos San Miguel

Responder a admin Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *